Pilar Eyre, los hombres y su curiosa anécdota con una cita a ciegas: “Yo era una fresca, lo reconozco”