Samanta: “Si yo quiero mañana prostituirme a 3.000 euros el polvo, ¿por qué no puedo?”