La carpeta secreta que demuestra que el padre de Jordi Cruz sí que le quería