¿Cocinero o “delincuente”? Jordi Cruz confiesa sus travesuras adolescentes