Edurne Pasaban confiesa que se aficionó a la montaña por "un monitor guapísimo"