Caronte vuelve al “picadero” de Paniagua y es descubierto por la hija del comisario