Aurelio, tras la pista de Paniagua: el policía se cuela en el almacén de decomisos