Regla número uno en Japón: ser silencioso