Los novios se liman los dientes para eliminar los pecados y ahuyentar malos espíritus