Samanta ha reído, llorado, dudado… pero nos regalará el mejor reportaje de su vida