Meritxell visita una agencia exclusiva de ligue en la que llegan a pagar 50.000 euros al año