Eduardo Monge y Sara Pérez también defienden el espíritu de Cuatro