Pulido y los pitos a Piqué de la propia afición azulgrana: ¿casualidad o nueva costumbre culé?