Los problemas en la misión de Calleja: “Tenemos una velocidad de mierda”