Tres millones en sueldos para jugadores, la espectacular apuesta de World of Tanks