Marcelo y su hijo aprovechan cualquier momento para jugar con la PS4