Belón: “Recuerdo golpes, y un pensamiento de ojalá ya se hayan muerto mis hijos”