"Bienvenido al Palacio de los horrores", descubrimos el polideportivo de Cartagena