La imagen de Aylan despierta conciencias y empuja nuestra solidaridad