Las coartadas de los padres de Asunta se vienen abajo cada jornada del juicio