'Mirones' de picaderos pueden enriquecerse grabando el acto sexual en público