El fin de los piercings pero no de la coleta: así ha cambiado Pablo Iglesias