Crónica del verano más siniestro de los últimos años