Jóvenes aguantan tres días sin dormir en fiestas clandestinas graias a las drogas