Aunque llega el beso... Se acaba el cuento de Marta y Ramiro