El padre de Corina se hace pasar por el psicoanalista de los pretendientes