El Rey declara la guerra a Francia por un… ¿milagro?