San Bernardino convierte una comunidad de vecinos en la de Montepinar