¿Es capaz Luis Fernández de reconocer a sus compañeros de trabajo por el torso?