Entre Madrid y Toledo, el triángulo de Vox que hace peligrar el voto rural del PP