Zapato en mano: Miguel Lago comprueba la metáfora de Pablo Casado