Ana y Fabián entregan a los partidos las invitaciones al debate, pero a algunos no les hace mucha gracia