Amor, mascotas o Maluma: las excusas más surrealistas para saltarse el cierre perimetral