Jamones, caviar, viajes: así se compraban las voluntades de los periodistas