El bullicio que se escuchó cuando Albert Rivera sacó el adoquín en el debate provenía de la sala de prensa