Cristiano ordenó a Jesé que nada de celebraciones tras marcar el segundo