El vestuario del Atlético tiene miedo que la UEFA no quiera una final entre dos españoles