Los infectados consiguen superar la barrera de Staten Island