Sandro aprende que las rabietas ya no sirven para conseguir lo que quiere