Alba y Rubén, premiados por su buen comportamiento