El tórrido encuentro entre Seppia y Glabro