Nacho recuerda junto a su padre la caída de las bombas en 1966 en Palomares