El monólogo de Santi Millán: “No perdáis a vuestros amigos de la infancia”