El juicio a Quinn termina con sorpresa