Sofía Cristo, a Samanta: “Sufrí un amago de infarto, noté cómo los órganos dejaban de funcionar”