De un hombre 'playboy' a un candidato con grandes poderes telepáticos