Jesús: “Yo nada más que trabajar y trabajar”