Dos futbolistas españoles en la séptima ciudad más peligrosa del mundo