Juan y su familia sufren en Siberia el invierno más crudo de los últimos 70 años