La dureza del ‘bullying’ que oculta un diario: “Me puse a llorar porque no aguanté más”